Ecoactividades: CONDENSAR LA HUMEDAD DEL AIRE.

La recuperación de agua del aire podría suponer una alternativa en situaciones de escasez extrema de recursos hídricos y de dificultades para el suministro.

1.   WARKAWATER”:
“WarkaWater” está diseñado para ofrecer agua limpia, además de para ser social, medioambiental y económicamente sostenible. La idea es utilizar materiales locales y baratos, y enseñar a los pueblos que lo necesiten cómo montar estas torres, de forma que puedan multiplicarlas según sus necesidades. Se trata de una estructura de unos 5 metros de altura y 4 de diámetro, fabricada en dos partes. La exterior es un exoesqueleto semirrígido de bambú o cualquier otro material similar que se pueda encontrar por la zona donde se vaya a instalar. Por dentro, una tela plástica forma un enorme tubo.
En el suelo, bajo el tubo, se sitúa una enorme vasija de barro. Durante el día, las fibras de nilon y polipropileno del plástico sirven como superficie para la condensación del vapor de agua que hay en el aire, y las gotas van resbalando por la lona hasta caer en la vasija. Cada torre cuesta aproximadamente unos 200 euros y se puede montar en dos días con el trabajo de cuatro personas y sin necesidad de andamios ni herramientas especializadas.

2.   “COLECTOR DE TELARAÑA”:
Puedes construir un colector de niebla sencillo para recoger agua potable que, como el aire, es gratis, si sabes cómo recogerla.
El rocío en telarañas ayudó a enseñar a la gente a recoger la humedad del aire. La naturaleza muestra ejemplos de obtención del agua del aire que han servido de inspiración para desarrollar materiales capaces de recuperar la humedad ambiente o el agua evaporada en torres de refrigeración.
Cuando la gente se dio cuenta por primera vez del rocío que se acumulaba en las telas de araña por la mañana temprano, idearon una malla para imitar el mismo proceso en una escala más grande. Incluso el clima más árido tiene niebla que puede ser cosechada por su agua.

3.   “EL ESCARABAJO DEL DESIERTO DE NAMIB”:
Como suele ocurrir, la naturaleza desarrolló primero la idea de obtener agua del aire y existen animales, como el escarabajo del Desierto de Namib, que consiguen el agua para su supervivencia mediante la condensación de la humedad ambiente. Este animal aprovecha el amanecer, momento en el que la humedad relativa es máxima, para beber las gotas de rocío formadas sobre su cuerpo. El fenómeno está favorecido por la “sabia” combinación de materiales hidrófilos e hidrófobos y protuberancias que forman su exoesqueleto. La superficie del cuerpo del escarabajo del Desierto de Namib ha servido de inspiración para el desarrollo de materiales sintéticos que imitan su funcionamiento y que colocados a modo de paneles sobre las viviendas podrían servir para recoger agua y aumentar su disponibilidad en zonas áridas.

Podría contribuir en el siglo XXI a una economía más sostenible.

·      Ecoactividades:

Proponemos la construcción de captadores de humedad o colectores de rocío utilizando sistemas de modelado digital para asegurar su resistencia a los elementos naturales. Además, queremos crear una estructura que combine estos tres modelos mencionados en uno solo y que al mismo tiempo encaje estéticamente en el entorno natural.

Visits: 36
Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario