IGUALDAD

El mundo de la humanidad tiene dos alas: una es la mujer y la otra es el hombre. Hasta que ambas alas no se hayan desarrollado igualmente, el pájaro no podrá volar. […] Hasta que el mundo de la mujer no llegue a ser igual al mundo del hombre en la adquisición de virtudes y perfecciones, no se podrá alcanzar el éxito y la prosperidad como debiera ser.» Selección de los escritos de ‘Abdu’l-Bahá.

El Ecofeminismo es una corriente de pensamiento que aparece en el último tercio del S.XX. Según diversas autoras, se encuentra en las utopías literarias de las feministas de los años 70 que querían una sociedad en la que las mujeres viven sin opresión, lo que implica la construcción de una sociedad ecológica, descentralizada, no jerárquica y no militarizada, con democracia interna y en la que prevalece el uso de tecnologías más respetuosas con el medio ambiente.

El ecofeminismo comprende que la alternativa no consiste en desnaturalizar a la mujer, sino en “renaturalizar” al hombre, ajustando la organización política, relacional, doméstica y económica a las condiciones de la vida, que naturaleza y mujeres conocen bien. Una “renaturalización” que es al tiempo “reculturización” (construcción de una nueva cultura) que convierte en visible la ecodependencia para mujeres y hombres. No hay reino de la libertad que no deba atravesar el reino de la necesidad. No hay reino de la sostenibilidad si no se asume la equidad de género.
Así el ecofeminismo es un viaje ideológico o acercamiento del movimiento feminista al ecologismo y no al revés. No ha nacido como una corriente medioambiental más en el seno del pluralista movimiento ecologista sino como una respuesta a la crisis de civilización y a la crisis ecológica que hace de las mujeres sus principales desplazadas y agredidas.

El hecho de que el sistema patriarcal no sólo consiste en una dominación del hombre y lo masculino sobre la mujer y lo femenino, sino que este ancestral sistema de organizar las relaciones sociales y el poder también supone una dominación del hombre sobre la naturaleza. Por consiguiente: mujeres y naturaleza han de unirse.

  • Ecoactividades:

 
La creación de una Eco-Aldea donde las mujeres tengan trabajo, terapias, familia,   empoderamiento… es uno de nuestros mayores retos.
Un proyecto AUTOSOSTENIBLE, ECOLÓGICO, DE GRAN CAPACIDAD Y SOBRE TODO… ¡POSIBLE!
Proyectamos abilitar un albergue con parcela para que familias monoparentales (madres e hij@s) puedan vivir, trabajar, educar a sus hijas/os y recibir apoyo terapéutico si lo necesitan.

Uno de los proyectos más importantes, después de proteger a la mujer, es ayudarnos a ser independientes y libres, a la creación de nuestros propios puestos de trabajo (Cooperativa), haciendo de nosotras mujeres empresarias autónomas o por lo menos encontrar el puesto de trabajo que dé independencia y autonomía real.

Visits: 15
Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario