Moneda Social y Banco de Tiempo:

La moneda social, complementaria o alternativa- es dinero que se crea y utiliza para fomentar tanto el trabajo como el consumo local y empoderar a comunidades para conseguir objetivos sociales concretos.
Una moneda social es una herramienta creada y utilizada por comunidades, colectivos y particulares al objeto de poder facilitar intercambios tanto de productos como de servicios o de conocimientos. Son sistemas monetarios de vecindad basados en la confianza y la reciprocidad.
Pretenden complementar las deficiencias del dinero legal con las ventajas que tiene este recurso como dinamizador del comercio local de proximidad, del autoempleo y de optimización del desarrollo local.
Los recursos – productos, servicios y saberes – son en muchos casos ignorados por la economía formal. De la misma manera le sucede al trabajo doméstico, a la reutilización y el reciclaje de todo tipo de enseres o al trabajo que puede denominarse voluntario o de ayuda mutua. Estos recursos, una vez convertidos en moneda social, crean riqueza y bienestar social en las comunidades donde se  implementan.

Existen diferentes formas de crear dinero social: Desde los bancos de tiempo y las redes de trueque. Se crea a partir de los propios intercambios de servicios (bancos de tiempo) o de productos (redes de trueque). Los bancos de tiempo usan la divisa tiempo y las redes de trueque una moneda social propia y característica. En ambos casos se denominan monedas de “crédito mutuo”, o las monedas soportadas por euros que se “compran” con moneda de curso legal y cuyo objetivo principal es el apoyo del comercio local de proximidad. Estas últimas son más conocidas y populares.
Se puede utilizar de diferentes maneras, digital o en forma de billetes físicos.
Se puede conseguir todo tipo de bienes, servicios o conocimientos, incluso poder recibir parte del sueldo o la totalidad en moneda social.  Se puede también tener una pequeña renta básica en Moneda Social… Las opciones son infinitas, siempre que hayan actores que utilicen la moneda social de tu zona además de variados recursos para intercambiar.
Impulsa las relaciones entre vecinos, permite dinamizar el barrio, conocerse y generar dignidad en la zona. Con una moneda social, comprar en una tienda mediante esta herramienta significa apostar por lo local, aparte de crear una identidad propia como la moneda de tu barrio o localidad.
Genera participación ciudadana, una moneda social existe a base de la riqueza que crea la gente con sus bienes y servicios. Asimismo permite empoderar a la gente que lo utiliza, permitiéndole autoorganizarse hasta involucrarse en la política local.
·        Moneda local: la moneda social tiene un área de utilización limitada, aún así, existe una alternativa de intercambio internacional entre redes y monedas sociales llamado CES Exchange, donde la gente puede intercambiar bienes y servicios entre todas las monedas sociales registrados a nivel mundial. También aparecen muchos bancos de tiempo. Actualmente hablamos de unos 300 intercambios entre 34 países.
Puede empezar a intercambiar con moneda social mirando las monedas sociales que aparecen en el mapa de monedas sociales de Vivir sin Empleo. Selecciona en el menú de arriba la categoría que más te interese: “Moneda/Mercado social», pincha en el icono de la zona donde vivas y verás qué entidad se encarga de la moneda social local. Ponte en contacto con esa entidad que creó la moneda social de tu zona.
Existen ahora mismo unas 5000 monedas sociales a nivel mundial repartidas en numerosos países tales como Alemania, Bélgica, Francia, Gran Bretaña, y Italia, además de numerosos países de América Latina y Japón. Surgen de forma constante y muy rápida, en mayo de 2013 se registraron alrededor de 70 monedas sociales en España. Puede no obstante que haya más monedas sociales «pequeñas», pues son iniciativas bastante descentralizadas que se pueden crear a partir de un pequeño grupo de personas.
RTVE realizó un documental sobre las monedas sociales en España. Puedes mirarlo en este enlace.

Visits: 50
Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario